jueves, 29 de enero de 2015

ANTOLOGÍA 2014: NADAR RÍOS DE MIEL CONSONANTE

NADAR RÍOS DE MIEL CONSONANTE

Era toda una historia de diarios perdidos, escritura ignorada,
antigua historia de la negada América: río geológico, un subterráneo
afán húmedo por dar vida a la tierra, a los hombres, al viento, que
seres de poca agua quisimos poseer, gritando idiomas de barba, con
eterno minuto de gloria, y su empacho de digna pobreza.
Allí nos enseñaron a nadar ríos sobre consonantes de miel.
Hay un continente abierto a todos los vuelos,
un salto Ángel que no pide ya mis naufragios, ni comentarios de saga
hagiográfica, ni versión derrotista que busca moralizar lo que ya toda
historia no sicaria lleva, si brilla desde lejos luz quetzal de favelas
corridas, policías vecinales, espaldas mojadas, inmigrantes, centauros
sobre mares, samurái pluma en un cielo de virgen y floras.
Columnas dóricas en templo común de criolla hermandad de taitas
en bruma, división imbornal del cholo: los quechuas retan al viento,
y le ganan carreras sobre guanacos que muerden un hielo humilde de
panes, y se tragan el luminoso sendero en arena de siglos.
Yo como un pirata me escapé de allí, como un pirata cojo, con mi
altiplano herido, con mi dinero sonso, desconquistado por el desierto
de los santos Martín y Rosa, y sin mirarle al inca a los ojos, sin
tocarle a sus coyas la oreja, sin plantarme su tierra de yuca y maíz
para el sol.
Como niño, busqué allí mi El Dorado en tesoro de trastos y secretos,
Gabriela Candero brillando en metal de cielo.
Y colgado espera en su oreja de voces pendientes, un tesoro de luz.

Álvaro Pérez Herrasti
Licenciado en Derecho
(VIII Antología pág. 79)

No hay comentarios:

Publicar un comentario