viernes, 20 de octubre de 2017

RECORDAR: LUNES 6 DE NOVIEMBRE

¿Qué es?

Autores de distintas procedencias alineados para completar, cada uno desde su perspectiva, desde su vivencia existencial y literaria, un rompecabezas donde podemos encontrar variedad temática y formal, ordenada en torno a un hilo conductor claro: «facer Españas».

Cien textos escogidos con mimo para conformar una colección compacta y coherente con las otras diez anteriores, sin perder la originalidad y la libertad de expresión.


Es la XI Antología del Premio Orola 2017. 


jueves, 12 de octubre de 2017

DÍA DE LA HISPANIDAD Y DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Es 12 de octubre, Día de la Hispanidad pero también de la Lengua Española. Queremos homenajear al idioma que nos une no solo a americanos y españoles, sino a muchos millones de personas en el mundo. Lo haremos con un fragmento del discurso que Francisco Ayala pronunció en el CILE (Congreso Internacional de la Lengua Española) en Rosario en 2004.

Feliz día a todos los pueblos de lengua y cultura hispánica.
«… La lengua es más vasta que la literatura. Es su origen, su manantial y su condición misma de existencia; sin lengua no habría literatura. El castellano contiene a todas las obras que se han escrito en nuestro idioma, desde las canciones de gesta y los romances, a las novelas y poemas contemporáneos; también a las que mañana escribirán unos autores que aún no nacen. Muchas naciones hablan el idioma castellano y lo identifican como su lengua maternal; sin embargo, ninguno de esos pueblos tiene derechos de exclusividad, y menos aún de propiedad. La lengua es de todos y es de nadie, ¿Y las normas que la rigen? Sí, nuestra lengua, como todas, posee un conjunto de reglas, pero esas reglas son flexibles y están sujetas a los usos y a las costumbres: el idioma que hablan los argentinos no es menos legítimo que el de los españoles, los peruanos, los venezolanos o los cubanos. Aunque todas esas hablas tienen características propias, sus singularidades y sus modismos se resuelven al fin en unidad. El idioma vive en perpetuo cambio y movimiento; esos cambios aseguran su continuidad, y ese movimiento, su permanencia. Gracias a sus variaciones, el español sigue siendo una lengua universal, capaz de albergar muchas singularidades y el genio de muchos pueblos.
Tal vez sea oportuno señalar aquí, de paso, que precisamente la inmensa capacidad de cambio que posee el lenguaje humano le da un lugar único en los sistemas de comunicación del universo… Cualesquiera que sean su duración y sus mutaciones, los sistemas no tienen historia. Ocurre lo contrario con el lenguaje humano: su proceso es imprevisible y no está fijado de antemano; es una diaria invención, el resultado de una continua adaptación a las circunstancias y a los cambios de aquellos que, al usarlo, lo inventan: los hombres.
El lenguaje está abierto al universo y es uno de sus productos prodigiosos, pero igualmente por sí mismo es un universo. Si queremos pensar, vislumbrar siquiera el universo, tenemos que hacerlo a través del lenguaje, en nuestro caso, a través del español. La palabra es nuestra morada, en ella nacimos y en ella moriremos; ella nos reúne y nos da conciencia de lo que somos y de nuestra historia; acorta las distancias que nos separan y atenúa las diferencias que nos oponen. Nos junta pero no nos aísla, sus muros son transparentes y a través de esas paredes diáfanas vemos al mundo y conocemos a los hombres que hablan en otras lenguas. A veces logramos entendernos con ellos y así nos enriquecemos espiritualmente. Nos reconocemos, incluso, en lo que nos separa del resto de los hombres. Estas diferencias nos muestran la increíble diversidad de la especie humana y simultáneamente su unidad esencial. Descubrimos así una verdad simple y doble: primero, somos una comunidad de pueblos que habla la misma lengua y segundo, hablarla es una manera, entre otras, de ser hombre. La lengua es un signo, el signo mayor de nuestra condición humana».


viernes, 6 de octubre de 2017

ANTOLOGÍA 2016: UN PAÍS EN LLAMAS



DE UN PAÍS EN LLAMAS

Los dedos de mis pies tiesos sobre este gélido panorama. Mi alma inerte de desazón, por el contagio imbécil de la productividad pragmática. «La vida en la frontera no espera, es todo lo que debes saber», decía Juan Perro y, como perros famélicos, desafiamos su frase apilados en el interior de la valla electrificada. Sin saber, sin querer saber. A esperar, a congelarnos de inmovilidad, a perder el aliento libre en el aliento corrupto del maniquí. Perdidos en el regazo terrible de los caciques del no. Perdidos en la salubridad de la estática, en la constancia del sistemático orden. Quietos, esclavos, anclados a la blancura cegadora de nuestras páginas llorosas. Domesticados por hombres de hielo que envidian nuestro imparable calor. El recorte a la vivienda, el salario irreal para un consumo que sume. Deberíamos arder. Vivir. Hervir el océano para caminar al encuentro del verdadero hermano. Somos hoguera y somos remedio. La creación desde el caos, la enfermedad como arquitecto de historias. El dolor como maestro burlón, la risa como estilete del sí. El albedrío sin corbata, sin camisa, las plantas descalzas caminando sobre las brasas de la memoria. La brisa de la guitarra relajando el sudor del mal trago, el cálido abrazo de las tierras tórridas del esperpento. La letra hispana bullendo en nuestros riegos sanguíneos, la cultura latina como único orgullo guerrero. La calle, la conversación, el eterno aprendiz de rostros alegres. Entiéndalo el amo glacial, no solo somos playa, sino también sol y pata de gallo, somos el fuego y la experiencia, la pasión del céfiro. «La vida en la frontera no espera, es todo lo que debes saber…». Derriba la cerca; vive los libros, lee la vida.

Roberto Migoya Ramos
Licenciado en Historia del Arte por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León
PONFERRADA (León)
(X Antología)

miércoles, 4 de octubre de 2017

PRESENTACIÓN DE LA XI ANTOLOGÍA Y ENTREGA DE LOS PREMIOS OROLA 2017

El próximo viernes 3 de noviembre a las 18:30 de la tarde, en la Biblioteca Regional Joaquín Leguina, calle Ramírez de Prado n.º 3, tendrá lugar la Presentación de la XI Antología y la entrega de los Premios Orola 2017.

Los galardonados en esta edición han sido:
Primer Premio: Ana Sarrías Oteiza con «Oración».
Segundo Premio: Jesús Andrés Pico Rebollo con «Campesinas y aladas».
Tercer Premio: Andrés Morales Rotger con «Sacas de cacao».

En cada presentación siempre entregamos un ejemplar gratuito a los autores que forman parte de la Antología de cada año, pero en esta, como aliciente, hemos decidido regalar dos ejemplares para cada autor que asista al acto.

En esta convocatoria hemos recibido un total de 479 vivencias de 161 autores, de 40 provincias españolas y de 14 países de todo el mundo.
Esperamos superar en el 2018 todas estas cifras y seguir contando con todos vosotros.

Queremos también expresar nuestro agradecimiento a todos los que participáis en nuestro Concurso, a los que asistís a la Presentación y a todos los que adquirís la Antología, por la ayuda que ello supone para la Fundación de Esclerosis Múltiple.



ANTOLOGÍA 2016: LA MIRADA




LA MIRADA

«Que la importancia esté en tu mirada, Natanael, no en la cosa contemplada».
(André Guide, Los alimentos terrenales)


Es dolor de dentro, de sangre con sabor a tierra por mis venas. De sábanas mullidas hechas de banderas en las que nos recostamos y dormimos, y nos arropamos y usamos de capa.
De esta sombra de la memoria que tanto se empeñan en que sigamos recordando los que nunca nacimos allí, como si ese recuerdo fuera un hombre del saco que nos mete a todos en la misma oscuridad. Yo no soy de esa España, no me hagáis cargar con ella.

Renuncio a esa parte de mí que es de todos. A la colectividad inerte y de inercia. A esa que no me representa porque siempre se bifurca a izquierda o derecha. Porque todos los caminos son ahora tenebrosos y yo solo quiero volar, sin alas prestadas ni vientos fáciles. Lucho en un espacio intermedio entre lo que soy y lo que somos. ¿Y si este total ha dejado de ser mejor que la suma de las partes?

Cae la lluvia. Me empapo cada día sin condiciones en esta isla de cemento y humo porque necesito gritar a las mentes de mi lado, de mi generación, de mi patria, de mi historia. Necesito gritar que el reloj se paró para nosotros, para que sigamos dando cuerda al tiempo en nuestro camino sin bifurcaciones y los jóvenes del mañana puedan caminar entre nuestros pasos sin tropezar con nuevos baches.

Somos la generación que apartará las piedras y llenará los surcos de esta meseta maltrecha y ajada. Y fijaremos la vista al frente para no convertirnos en estatuas de sal al mirar hacia atrás. Porque el sol calentará nuestras rodillas. Porque la vista será bonita desde allí.

Ángela Cantalejo
Periodista
SEGOVIA
(X Antología)

lunes, 2 de octubre de 2017

ANTOLOGÍA 2016: LÁGRIMAS TRAS LOS CRISTALES




LÁGRIMAS TRAS LOS CRISTALES

Anochecer, 4 de marzo de 2016

Querida España:

Hoy quiero pedirte perdón en nombre de todos nosotros, tus hijos.
Esta noche preñada de un silencio extraño, contemplo tus lágrimas caer a través de los cristales y tomo conciencia de tu dolor.
Me estremece imaginar cómo te sientes: saqueada y avergonzada por algunos; codiciada como un objeto de deseo por otros; rota en mil pedazos por quienes con sus manos pintadas de diferentes colores, solamente aspiran a poseerte desde sus propias ideologías e intereses, que te han convertido en fríos números y porcentajes; dividida, angustiada por esa parte tan importante de tu corazón que amenaza con dejar de latir en tu propio cuerpo.
Quiero que sepas que a pesar de todo, estos hijos que ahora permanecen mudos de asombro ante el lamentable espectáculo que cada día les golpea, te siguen amando. Ellos abrirán sus ventanas y convocarán a los artistas que proclamaron tu belleza, a los valientes que dieron su vida por tu libertad, a los que te sentaron en un lugar de honor entre los sabios, a las personas que cada día tejen una bandera de esfuerzo, convivencia y generosidad, a los que saben que la diversidad enriquece el espíritu.
No llores más, madre, porque sigues siendo fecunda y hermosa. Por tus venas corre la sangre de caballeros andantes y quijotes. La misma sangre que nos une a ti y nos convierte en una gran familia, con sus defectos y virtudes, sus fracasos y sus grandes logros, sus penas y alegrías, sus diferencias y acuerdos, pero que camina fuerte, unida y valiente hacia un nuevo futuro.
Se está gestando una era en la que tienen cabida las aspiraciones, los sueños y las particularidades de cada uno de sus miembros.
Recibe esta carta como embajadora de nuestra fidelidad.

Firmada: Una pequeña parte de ti

M.ª Begoña Larrosa Gregorio
Diplomada en Relaciones Laborales
Asesora de empresas
ZARAGOZA
(X Antología)

miércoles, 27 de septiembre de 2017

ANTOLOGÍA 2016: LA MAÑANA SIEMPRE VUELVE




LA MAÑANA SIEMPRE VUELVE

Las cosas están complicadas.
Molestan la historia, las tradiciones, el arte. No hay respeto por la cultura y el arte es cultura.
Acomplejados por mostrar nuestras referencias, sin embargo, defendemos a muerte los colores de un equipo de fútbol. Es necesario que desterremos el desapego, monarca absoluto de nuestra existencia. ¿Cómo hemos llegado a sustituir la excelencia por tanta mediocridad?

Dicen que cada país tiene los gobernantes que se merece y no estoy de acuerdo. Somos un pueblo razonable y trabajador, pero somos crédulos en exceso. Las élites, avezadas en la oratoria, intentan convencernos, pero el ejemplo cala. Un buen número de españoles hace poco ruido y la noche les sorprende laborando en despachos, quirófanos, corrigiendo exámenes, atentos a la campana del parque de bomberos o pensando cada molécula, cada segundo de su tiempo, la manera de mantener su modesto negocio sin mandar al paro a sus dos trabajadores.

Es necesario renacer todos los días. Somos honestos. Sí, señores, lo somos. La inmensa mayoría es honesta. La epidemia que ahora nos aflige pasará como pasan las tormentas. La mañana se renueva siempre. Sí, eso es, mañana, quizá mañana, seguramente mañana, la cordura volverá transfigurada en lluvia fértil.

Carmen Fernández Pérez de Arrilucea
Auxiliar de Enfermería jubilada
VITORIA-GASTEIZ
(X Antología)


lunes, 25 de septiembre de 2017

ANTOLOGÍA 2016: NO SOBRA NADA




NO SOBRA NADA

No sobra, en la historia de nuestro país, ni uno solo de los segundos ni de las batallas que hemos librado por la paz y la libertad. No sobra la lucha por los derechos y por la igualdad de oportunidades que aquí se reconocen y protegen para todas las personas. No sobra nuestro pasado artístico ni las familias que han venido para buscar una vida mejor y para construir un país más próspero. No sobra el norte, el sur, el este ni el oeste, la alegría y la sonrisa con la que siempre hemos vivido desde el amanecer hasta el anochecer. Lo único que sobra es el odio y el rencor de quienes no saben luchar por un futuro lleno de paz.

Manuel Fernández de la Cueva Villalba
Nacido en TOLEDO en 1974
Profesor de Filosofía en la Comunidad de Madrid
(X Antología)

viernes, 22 de septiembre de 2017

BIENVENIDA AL OTOÑO

Damos la bienvenida al otoño tomando prestados los versos de Jon Juaristi:



«Aquí llega el otoño, con su voz de ceniza,
desalentando sueños, cubriendo de hojarasca
las imágenes rotas que el corazón conoce…».



ANTOLOGÍA 2016: ME DUELES, ESPAÑA




ME DUELES, ESPAÑA

Me dueles, España. Me dueles cuando me dices que hoy te estás rompiendo un poquito. Me dueles cuando me cuentas que todo te empieza a dar igual. Me dueles porque te veo desgastada, inquieta, algo marchita, y a duras penas sé cómo arreglarte.
No sé cómo explicarles a mis hijos lo que se siente al verte así. No sé cómo contarles que esto no eres tú, que la fuerza y la vitalidad que hoy se agachan detrás de tus piernas, cual niño pequeño inocente y tímido, fueron otrora el estandarte que abanderaba tu causa.
Hace no mucho sentía la necesidad de acurrucarme en tus brazos, de sentir la satisfacción de pertenecerte, de mirarte directamente a los ojos y saberme poseedor de un afortunado designio. Hoy, a sabiendas de que lo propio no nos garantiza la tenencia de lo nuestro, me veo abocado a mirarte de reojo, manteniendo, eso sí, la seguridad que da la experiencia.
Mis antepasados te construyeron con un fin común: perpetuar lo que nos permite existir, sobrevivir y perdurar en el tiempo. Anclar a tu tierra los cimientos de una estructura homogénea y nuestra, más que de nadie, nuestra. Y alcanzar el convencimiento de que querer estar contigo es proclamarte con orgullo allá por donde vaya. Sin temores estúpidos ni arrepentimientos.

Me dueles, España. Y no sé cómo arreglarte. Dicen que no eres una, que eres muchas distintas, indescifrables. Pero yo no lo creo. Creo de verdad que la reminiscencia de nuestros antepasados no son simples evocaciones del pasado. Son mucho más: son el anhelo de un pueblo que quiere caminar unido en distintas direcciones para llegar a un mismo fin. España, a tu lado, lo más lejos. En tus luces y en tus sombras. En tu nombre o en el de mis hermanos. Pero siempre a tu lado.

Me dueles, España. Pero intentaré arreglarte. Y si no lo logro, prométeme que no te rendirás. Mis hijos, que son los tuyos, lo seguirán intentando.

Reyes González Simón
Licenciada en Periodismo
MADRID
(X Antología)