miércoles, 4 de febrero de 2015

ANTOLOGÍA 2014: VIVENCIAS LITERARIAS

VIVENCIAS LITERARIAS

Fantomas, ese personaje que anidó dentro de mí, en continua lucha
contra los fascismos de este mundo que tanto me aterran, decidió
que para sanar su vida laberíntica e infinita dedicaría sus próximas
lecturas a El Aleph y también a varias reseñas de libros imaginarios.
Tras los períodos de guerras más convulsionados de nuestra historia,
y al mismo tiempo que el sueño y la realidad se confundían en
Ficciones, Fantomas leyó el desplome moral de una sociedad abatida
e izada a lo más alto de un podio que pocas veces se otorga a una
mujer. Nada. Corría entonces el año 1944 y España sangraba.
Cinco años después, se sumergía en Historia de una escalera con
tres generaciones de españoles hundidos en sus mentiras y falacias.
Conoció allí a Generosa, y cogidos de la mano vibraron con mil
quinientos poemas de un Canto General que conexionaba a un
poeta con su tierra chilena, mientras, otro poeta mexicano, escribía
obsesionado por huir del tiempo a través de sus Topoemas. Fantomas
y Generosa se amaron en tiempos del cólera, para después, perdidos
en un pueblecito llamado Macondo, vivir cien años de soledad.
Fantomas surcó el océano de sus dudas y abandonó a Generosa
en la misma escalera donde la conoció, justo en el momento
en que un brasileño armado con su pluma recorría el Camino
de Santiago en la España de las regiones. Abducido por su propia
lengua, por lo leído y no leído, por la ansiedad de conocer la
amplitud de los vocablos, Fantomas escribió una carta a cada uno
de los autores que le proporcionaron infinitas vivencias literarias:
a Cortázar, Borges, Laforet, Vallejo, Neruda, Octavio Paz, García
Márquez, Coelho y les dedicó la siguiente frase:
“Atentamente, de su estimable olvidado rey Gudú,
y por favor, mañana en la batalla, piensen en mí”.

Laura Garrido Barrera
Licenciada en Ingeniería Informática
VITORIA-GASTEIZ
(VIII Antología pág. 89)






No hay comentarios:

Publicar un comentario