jueves, 31 de julio de 2008

DULCE IRREALIDAD

Muchas veces paseo con la locura,
esta locura que no tiene cura,
esta vida tan llena de amargura,
este amargor que tanto dura,
este amor repleto de dolor.

Mi realidad era una ficción
y en ella reinaba la mentira,
no existe calma para la ira,
ni el dolor, que marchita mi corazón.

Una parte de mí muere,
para dar vida a otra que nunca nace,
sólo espero que el tiempo pase,
y esta carga no sea peso sino bagaje.

El olvido, igual que la vida,
es amargo viaje de ida,
nunca más brillará en mí tu sonrisa,
pues sólo así cerrarán mis heridas.

Rodrigo Jiménez Saiz es el autor de esta vivencia, que además nos regala el siguiente comentario:
"A mis 23 años ya he tenido la oportunidad de caminar con la locura de una mano y el dolor de la otra, pero hay que rebuscar entre las inicuas espinas del sufrimiento, encontrar esa semilla de la sabiduría, de la experiencia y cultivarla. (...) La causa que me ocupa es investigar(...) que absorbe la mayoría de mi tiempo. En ese poco tiempo restante me siento libre sumergiéndome en los libros que anhelo y donde algunas veces, tentado por la inspiración, intento crear..."

Gracias Rodrigo por tu vivencia y tus comentarios.
Un saludo

2 comentarios:

  1. Muy esclarecedora...

    Es incleible la capasidad de la poesía para acercarnos a la vida más "real". La de lo sentimientos, la ilusión y los desengaños...

    ResponderEliminar
  2. Felicidades!! me ha encantado...
    Menos mal que hay luz al final del tunel....

    ResponderEliminar